domingo, 28 de abril de 2013

Tarta de oreo y philadelphia

Había una vez, una servidora, que, mirando por Internet, encontró la receta de una tarta fantástica, maravillosa e increíble.
Una bomba calórica.
Pero fantástica y maravillosa igualmente.
Así que me la guardé en espera de que llegara el momento propicio para prepararla.
Y ese día llegó.
El 15 de abril fue el cumpleaños de la madrina de mi hijo. En su momento no lo pudimos celebrar, así que hoy nos hemos visto, nos hemos achuchado y como no, le he llevado esta estupenda tarta.
Sabía que le iba a gustar, con lo que le chifla a ella el queso y el chocolate.
Cristina, va por ti.

Tarta de oreo y philadelphia
(No necesita horno, ¡bien!)

Ingredientes

Para la base:
* 350 gr de galletas oreo
* 170 gr de mantequilla

Para la base de chocolate:
* 120gr de chocolate negro para fundir
* 120 ml de nata para montar.

Para el relleno:
* 600 gr de philadelphia (según la receta original, no vale light, tendré que probarlo)
* 200 gr de azúcar
* 250 ml de nata para montar (¡¡¡friaaaaaa!!!)


 Primera parte, la base: 

- Trituramos las galletas oreo (como podéis ver mi picadora es mini, mini)


 - Una vez trituradas, la mezclamos con la mantequilla blandita (o la sacáis antes o un poquito de microondas)

 - Lo mezclamos todo bien. Al principio lo fui removiendo con la cuchara, pero luego lo acabé con la batidora normal (no de varillas).


- Una vez hecha la mezcla, lo distribuimos la pasta de galleta por el fondo y las paredes del molde. Para que después fuera más fácil de desmoldar, forré todo con papel de horno.



- Lo guardamos en la nevera mientras hacemos el siguiente paso.

Segunda parte, la base de chocolate.
Antes de nada, una aclaración. Creo que esta tarta se puede hacer eludiendo este paso, me imagino que es para darle más base a la parte de abajo de la tarta, pero como luego toda ella adquiere consistencia, si queréis, os lo podéis saltar.

- En un cazo mediano, ponemos a hervir la nata. Al ser tan poquita, enseguida cogerá temperatura. Una vez hierva, la retiramos del fuego y le ponemos el chocolate.


- Esperamos un poquito a que se empiece a derretir el chocolate, y vamos dando vueltas con una cuchara hasta que quede bien mezclado y quede cremoso.


- Reservamos unas 3 cucharadas para la decoración.



- Lo vertemos sobre la base de oreo.


- De nuevo, lo ponemos en la nevera mientras realizamos la parte final.

Tercera parte, el relleno.

- Ponemos el queso philadephia en un bol grande y batimos con la batidora de varillas o a mano (pero costará más)


-Cuando esté cremoso, añadimos el azúcar y lo batimos de nuevo con las varillas hasta que quede bien incorporado.


 - En otro bol, montamos la nata. Debe de estar fría. En mi caso, no estaba fría y si se montó, pero no del todo.


 - Pasamos la nata montada a la mezcla de la crema de queso con el azúcar.


- Ahora es importante mezclarlo con movimientos envolventes para que la nata no pierda aire.
- En cuanto lo tengamos, lo vertemos sobre la base de la tarta, lo aplanamos con una cuchara y le damos unos golpecitos para que no queden burbujas.


 Decoración

Es un poco a libre albedrío, pero os cuento como lo hice.
El chocolate que reservé, lo puse en una manga pastelera.
Aquí hago un inciso y os comento como rellenar una manga sin mancharse lo más mínimo.

- Necesitamos un vaso, en este caso al ser poquito y bastante líquido, usé uno alto.


- Introducimos la manga en el vaso.


 - Le damos la vuelta al sobrante por fuera del vaso, y a rellenar.


 - Una vez relleno, enrollamos la parte de arriba para que no se escape ni una gota, y hacemos un pequeño agujerito en la punta (no es necesario una boquilla).


 Y ahora si, la decoración.

- Trazamos tres redondas en la tarta, no hace falta que sean perfectas.


 - Con una puntilla o cuchillo, vamos haciendo rallas de dentro hacia fuera, limpiando la punta después de cada una de ellas.


 - Después entre los espacios de ralla y ralla, lo hice a la inversa, y quedó así:


 - Y en el centro, una mini oreo (totalmente opcional)


Lo puse en la nevera hasta la hora de irme a dormir, que entonces lo pasé al congelador.
Habíamos quedado a las dos para comer, así que a eso de la una de la tarde, lo saqué del congelador y la puse en el portatartas, sin guardarlo en la nevera.
Una vez llegamos a casa de nuestros amigos, lo puse de nuevo en la nevera de ellos (en ningún momento le había quitado el molde, por si acaso)
Y a la hora del postre . . . ¡tacháaaaaaan!


Decir que sabía más a philadephia de lo que me pensaba, pero aún así estaba, mmmmmm . . .


 Espero que probéis a hacerla, y que luego me contéis.

¡Feliz semana!

4 comentarios:

  1. Tiene una pinta deliciosa,aunq este a dieta tendre q hacerla, jajjajaja

    ResponderEliminar
  2. Patri la hice para el dia de la madre, y use mantequilla, philadelphia y nata light,ahh, y chocolate con leche, y quedo genial.

    ResponderEliminar
  3. Genial! A la próxima lo pruebo ;)

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esta receta pero ¿se puede sustituir la nata por otra cosa?
    Igual claras de huevo montadas o algo asi, seguramente haya sido una estupidez...pero ¿alguna idea? jajaja

    ResponderEliminar