domingo, 28 de abril de 2013

Tarta de oreo y philadelphia

Había una vez, una servidora, que, mirando por Internet, encontró la receta de una tarta fantástica, maravillosa e increíble.
Una bomba calórica.
Pero fantástica y maravillosa igualmente.
Así que me la guardé en espera de que llegara el momento propicio para prepararla.
Y ese día llegó.
El 15 de abril fue el cumpleaños de la madrina de mi hijo. En su momento no lo pudimos celebrar, así que hoy nos hemos visto, nos hemos achuchado y como no, le he llevado esta estupenda tarta.
Sabía que le iba a gustar, con lo que le chifla a ella el queso y el chocolate.
Cristina, va por ti.

Tarta de oreo y philadelphia
(No necesita horno, ¡bien!)

Ingredientes

Para la base:
* 350 gr de galletas oreo
* 170 gr de mantequilla

Para la base de chocolate:
* 120gr de chocolate negro para fundir
* 120 ml de nata para montar.

Para el relleno:
* 600 gr de philadelphia (según la receta original, no vale light, tendré que probarlo)
* 200 gr de azúcar
* 250 ml de nata para montar (¡¡¡friaaaaaa!!!)


 Primera parte, la base: 

- Trituramos las galletas oreo (como podéis ver mi picadora es mini, mini)


 - Una vez trituradas, la mezclamos con la mantequilla blandita (o la sacáis antes o un poquito de microondas)

 - Lo mezclamos todo bien. Al principio lo fui removiendo con la cuchara, pero luego lo acabé con la batidora normal (no de varillas).


- Una vez hecha la mezcla, lo distribuimos la pasta de galleta por el fondo y las paredes del molde. Para que después fuera más fácil de desmoldar, forré todo con papel de horno.



- Lo guardamos en la nevera mientras hacemos el siguiente paso.

Segunda parte, la base de chocolate.
Antes de nada, una aclaración. Creo que esta tarta se puede hacer eludiendo este paso, me imagino que es para darle más base a la parte de abajo de la tarta, pero como luego toda ella adquiere consistencia, si queréis, os lo podéis saltar.

- En un cazo mediano, ponemos a hervir la nata. Al ser tan poquita, enseguida cogerá temperatura. Una vez hierva, la retiramos del fuego y le ponemos el chocolate.


- Esperamos un poquito a que se empiece a derretir el chocolate, y vamos dando vueltas con una cuchara hasta que quede bien mezclado y quede cremoso.


- Reservamos unas 3 cucharadas para la decoración.



- Lo vertemos sobre la base de oreo.


- De nuevo, lo ponemos en la nevera mientras realizamos la parte final.

Tercera parte, el relleno.

- Ponemos el queso philadephia en un bol grande y batimos con la batidora de varillas o a mano (pero costará más)


-Cuando esté cremoso, añadimos el azúcar y lo batimos de nuevo con las varillas hasta que quede bien incorporado.


 - En otro bol, montamos la nata. Debe de estar fría. En mi caso, no estaba fría y si se montó, pero no del todo.


 - Pasamos la nata montada a la mezcla de la crema de queso con el azúcar.


- Ahora es importante mezclarlo con movimientos envolventes para que la nata no pierda aire.
- En cuanto lo tengamos, lo vertemos sobre la base de la tarta, lo aplanamos con una cuchara y le damos unos golpecitos para que no queden burbujas.


 Decoración

Es un poco a libre albedrío, pero os cuento como lo hice.
El chocolate que reservé, lo puse en una manga pastelera.
Aquí hago un inciso y os comento como rellenar una manga sin mancharse lo más mínimo.

- Necesitamos un vaso, en este caso al ser poquito y bastante líquido, usé uno alto.


- Introducimos la manga en el vaso.


 - Le damos la vuelta al sobrante por fuera del vaso, y a rellenar.


 - Una vez relleno, enrollamos la parte de arriba para que no se escape ni una gota, y hacemos un pequeño agujerito en la punta (no es necesario una boquilla).


 Y ahora si, la decoración.

- Trazamos tres redondas en la tarta, no hace falta que sean perfectas.


 - Con una puntilla o cuchillo, vamos haciendo rallas de dentro hacia fuera, limpiando la punta después de cada una de ellas.


 - Después entre los espacios de ralla y ralla, lo hice a la inversa, y quedó así:


 - Y en el centro, una mini oreo (totalmente opcional)


Lo puse en la nevera hasta la hora de irme a dormir, que entonces lo pasé al congelador.
Habíamos quedado a las dos para comer, así que a eso de la una de la tarde, lo saqué del congelador y la puse en el portatartas, sin guardarlo en la nevera.
Una vez llegamos a casa de nuestros amigos, lo puse de nuevo en la nevera de ellos (en ningún momento le había quitado el molde, por si acaso)
Y a la hora del postre . . . ¡tacháaaaaaan!


Decir que sabía más a philadephia de lo que me pensaba, pero aún así estaba, mmmmmm . . .


 Espero que probéis a hacerla, y que luego me contéis.

¡Feliz semana!

miércoles, 24 de abril de 2013

Sant Jordi

Hace unas semanas, inspirada por la cercanía de sant Jordi, hice una rosa de fimo:


Pero ayer, quise preparar algo especial, unas magdalenas para celebrar el día en que todo el mundo sale a la calle a pasear, ver libros y todo se llena de aroma de rosas.

Usé la receta habitual substituyendo el aroma de vainilla por el de limón y preparé glasa real y fondant para decorar.
Con el fondant usé unos cortadores de rosas y hojas que compré en un chino que me encantan y van genial:




Una vez hechas las magdalenas y enfriadas, preparé la glasa con los colores rojo y amarillo y ¡a decorar!


Estaban . . . mmmmm . . . .

Prometo dentro de poco, una entrada de como hacer glasa ;)

Y por último, pero no menos importante, ¡rosas!


Besitos a montones!!!!

domingo, 21 de abril de 2013

Vivir corriendo

La entrada de hoy, como no, la escribo corriendo. Últimamente todo lo hago corriendo. Y me estoy empezando a plantear el porque.
Hace unos días, hablaba con una conocida que es psicóloga y me contaba, que no es que solo fuera yo que iba siempre a tope, si no que es algo que se ha extendido a tod@s. Y decía "no se cuanto más podremos seguir así, con este ritmo".
Y así estoy yo, que cada día por la noche pienso "vete a dormir, que mañana hay que seguir corriendo". Y ni se te ocurra decirle a nadie lo estresada que vas, por que siempre los demás están peor.
Así que desde aquí, reivindico el derecho a vivir despacio. A no estar con ese punto de que todo lo que tenemos que hacer es para "ayer". A poder eliminar esa imposición de la sociedad y propia de tener que llegar a todo.
No pido tener vacaciones de no hacer nada, si no en el día a día poder pararte a ver una sonrisa, un gesto amable, tomar un café sin quemarte la lengua o dar un paseo después de cenar.
Disfrutemos de la vida, que es corta pero ancha.

Sed felices : )

domingo, 14 de abril de 2013

Manualidades, música y dulces

Esta semana, que hoy toca a su fin, la puedo resumir en eso: manualidades, música y dulces.
Al fin terminé la fofucha que tenía para entregar:




 El sábado se celebró el festival de la escuela dónde trabajo, día a tope y salió todo genial.

Y hoy domingo, me he pasado por la feria "Dolç Maremàgnum", dedicada a la repostería creativa. Me ha gustado  mucho, aunque me ha parecido pequeñita. Había demostraciones, material para comprar y dulces para comer.
Os pongo algunas de las fotos que he hecho:









Impresionantes ¿no?

Y tras esta ajetreada semana, solo me queda irme a descansar y desearos . . .

¡Feliz Semana!







domingo, 7 de abril de 2013

Cumpleaños

Abril, para nosotros, es uno de esos meses en los que se nos acumulan un montón de cumpleaños de amigos, familia, conocidos, compañeros de trabajo. . . . . . . un sin fin.
Y este sábado, tocó celebración en casa, ya que miamorzote ha cumplido años este jueves pasado, y miauroraboreal, cumplirá su primer añito el próximo jueves día 11.
Hemos hecho todos los preparativos con mucha ilusión. Lo primero, fue acabar con el trabajo pendiente, un broche de la pantera rosa y otro megabroche de draculaura:

Y una vez terminados, ¡a por el pastel!
Horneé un par de bizcochos, a uno de ellos le puse colorante.
Saqué las panzas de la parte de arriba y rellené:


 Una vez relleno, preparé el fondant:


 Con sus decoraciones:


 Y este fue el resultado final:



Me acosté a las dos y media de la madrugada acabando el pastel, y el sábado nos levantamos ¡a las ocho y media!
Limpieza, preparar comida, montar la mesa. . . ¡que éramos unos cuantos!
Y como me había encaprichado de unas flores para el centro de mesa, basándome en esta foto. . .


. . . bajé a la calle, y en un descampado que hay cerca de mi casa y que en primavera salen florecitas, recogí unas cuantas y me monté mi propio centro:



Y ya solo quedaba . . . ¡comer!
Acabamos con los pantalones a punto de explotar, y la tarta . . . mmm . . .



Solo me queda decir a los homenajeados . . . ¡Feliz Cumpleaños!

De cara a la semana que viene, decir que es una semana especial, aparte del cumple de mi peque, tengo un evento importante en el trabajo, y me va a tocar ir de bólido toda la semana.
Y para Mar, que también tiene algo muy importante el martes, todo el cariño del mundo y que no se preocupe, que está en las mejores manos.

Más que nunca ¡feliz semana!