jueves, 31 de enero de 2013

Reír hasta llorar

No he podido evitarlo, anoche lo vi y reí tanto que he decidido compartirlo. Entré por la mañana al facebook y habían compartido un enlace de desastres culinarios intentando hacer las recetas de unas fotos puestas en pintertest. No lo pude mirar por que me tocaban las carreras de cada día (cole, casa, niña, comidas, más cole, trabajar...), así que lo dejé para la noche. Llegué tardecillo a casa y mientras le daba el pecho a miauroraboreal, mi amorzote preparaba unos bocadillos de pollo (si, algo fácil, por que en esta casa seguimos con los virus "constipadores". El caso es que había fútbol y la tele estaba ocupada y mi marido en "modo fútbol", así que me puse a cenar delante del ordenador. Y recordé el enlace que me había dejado pendiente desde la mañana, así que me puse a chafardear. Solo tengo que deciros que un poco más y se me sale el pollo por la nariz de tanto reír. Y es que, a veces con toda la ilusión del mundo, intentas hacer esa receta que tan buena pinta tiene, y al final parece que hasta un niño pequeño lo habría hecho mejor. Este es el enlace, para que lo veáis y riáis a gusto:

http://blogs.elpais.com/el-comidista/2013/01/mejores-catastrofes-culinarias-de-pinterest.html

Mis preferidos son la tarta que al final parece un alien y el resultado final de un pastel en forma de mono. Y al ver esto, he recordado que yo también he tenido mis desastres culinarios y os quiero dejar testimonio gráfico de uno de ellos. Lo que se supone que debían ser estas maravillosas galletas de mariposa con glaseado:
Acabaron siendo este absoluto desastre:
Las galletas duras, el glaseado cogía colores que no tocaba, reventó la manga pastelera y todo acabó rebosando. Ni que decir tiene que no lo volví a intentar.
Y a vosotros, ¿os ha pasado algo así?

martes, 29 de enero de 2013

Una magdalena a cambio de una sonrisa

Ayer por la mañana estaba inspirada. Después de los muffins del fin de semana, me quedé con ganas de más. Así que aprovechando que tenia a la peque durmiendo y al mayor enfrascado viendo dibujitos (hoy por fin vuelta al cole), me puse manos a la obra e hice unas magdalenas de manzana y canela con chocolate blanco. No sabía que tal iban a quedar, pero al final estaban muy buenas:
Me salieron unas 25, y tras dejar unas pocas en casa (mis amorzotes tenían que probarlas, evidentemente) me las llevé al trabajo para que se las comieran mis compis. Dejé la caja con las magdalenas en el despacho y se me ocurrió poner un cartelito que ponía "Una magdalena a cambio de una sonrisa". Pues os puedo asegurar que cada vez que cogían una, venían a verme para dedicarme una sonrisa jajajajja,¡hasta el jefe! Si es que sonreír un poco no cuesta tanto... Por la mañana, después de hornear las magdalenas, aproveché que tenia el horno libre para poner las últimas figuritas de fimo que he hecho:
Las mariquitas son las primeras que hago, y las quiero poner en unos clips de pelo, la nota musical será un broche y el guitarrista un imán. Y hoy recojo el pedido de material ¡que ganitas!

domingo, 27 de enero de 2013

Gripes y resfriados

Llevamos un mes de enero que no levantamos cabeza. Mi solete ha tenido resfriado, gastroenteritis y actualmente gripe con picos de fiebre de hasta 39,6. Mi pequeña aurora boreal no se queda corta, y ha añadido a su corto currículum de enfermedades infantiles un resfriado, gastroenteritis (que ya pasó una en diciembre que la tuvo una semana entera con vómitos y diarrea) y hace dos semanas bronquiolitis, la primera y deseo que sea la última. Espero que ya con todo esto hayamos cubierto el cupo y los virus se vayan con viento fresco a otra parte. Así que estamos teniendo un fin de semana de lo más casero, ayer quisimos hacer un par de intentos de salir, pero en el último momento subía la fiebre y desestimábamos la salida. Por lo que, tranquilidad en casa y aprovechando para hacer "miskosetes". Ayer por la tarde, en un ratito en el el que el niño se encontraba mejor me pidió hacer magdalenas, y claro, como se lo iba a negar. Así que yo preparaba los ingredientes y él lo echaba en el cuenco. Batimos juntos, él se encargó de poner los papeles de las magdalenas y por último fui repartiendo la masa. Hacemos un buen equipo. Reconozco que esta vez usamos un preparado para muffins que hacía tiempo que tenia por casa, pero lo que importa es que mi niño se lo pasó bien y se distrajo un ratito. Este fue el resultado:
¡Estaban buenos! Y, por la noche, una vez acostados los peques y mientras veíamos la tele, puse en marcha mi nuevo proyecto "fofuchero". Hace tiempo que me rondaba por la cabeza hacer una pareja de novios y una niña de comunión. Como me di cuenta (que desastre de cabeza tengo) de que no me quedaba goma eva en blanco, me puse manos a la obra con el novio.
Admito que no es la mejor muñeca que he hecho, pero oye, para ser el primer "fofucho" que hago, creo que no está nada mal... También he aprovechado para pedir material por Internet, por que no veas lo complicado que se ha vuelto encontrar goma eva de color piel en las tiendas físicas... Aprovecho también para comentar que ya he hecho algunos de los broches, se los enseñé a algunas personas de mi trabajo y, gustaron tanto, que al final los regalé. A ver si esta semana me pongo y hago más. Algunos de los broches:
No olvidéis que si os interesa alguna de "miskosetes" solo me tenéis que enviar un mail ;) ¡FELIZ SEMANA!

lunes, 21 de enero de 2013

Fin de semana productivo

Este fin de semana no he parado ni un momento. Si el sábado quedé con mis amigas y compré cajitas para guardar bien mis materiales, el domingo no se quedó corto. Y es que a parte de la tradicional limpieza del hogar dominical (¿para cuando casas que se limpien solas?), preparé magdalenas ya que teníamos visita a la hora de la merienda. Y claro, una que no se conforma con unas magdalenas corrientes y molientes, decidí hacerlas de colores y con pepitas de chocolate.
Admito que el resultado no fue todo lo espectacular que esperaba, pero, oye, no estaban tan mal:



El tema es, que de 25 magdalenas que hice, no quedó ninguna...

Y como tenía pendiente hacer una fofucha, me puse manos a la obra y este es el resultado:


Y ahora... ¡a por los broches!

domingo, 20 de enero de 2013

Ayer "kedé"

Si, y con "k" de kedada.
Me remonto a unos 9 años atrás. Por aquel entonces estaba preparando mi boda, (en la cual ya hice algunas cositas yo misma, como las invitaciones, los adornos del coche del  novio o los saquitos de arroz para que a los invitados no se les cociera el arroz en las manos mientras esperaban a que saliéramos de la iglesia) me dio por entrar en un foro de Internet en las que más chicas como yo estaban en plena "faena" preboda.
Desde aquel entonces fui teniendo relación "forera" con ellas y con el tiempo, una vez casadas y con hijos, trece de nosotras hemos estrechado lazos hasta tal punto que hablamos a diario por watsapp y, pese a vivir en varios puntos de nuestro país, una vez al año intentamos juntarnos todas. No es fácil pero siempre se le pone la mejor voluntad. Y ayer kedé con las que están más cercanas a mi. Lo pasé genial y no paramos de hablar ni un momento.
Y ¿a que viene todo esto? Pues es que me maravillo de como nos hemos conocido todas, de que parece mentira que de un foro de bodas haya acabado sacando doce amigas maravillosas y que nunca sabes dónde vas a acabar conociendo a alguien que se meterá en tu vida hasta el punto de ocupar un lugar en tu corazón.
Tengo que decir que, aunque no soy demasiado religiosa, en este caso la frase de "los caminos del señor son inescrutables" tiene toda la razón.

Y una vez terminamos me fui a comprar varias cosas para "miskosetes" y ahora lo he empezado a ordenar en unas nuevas cajas que vi ayer que me van genial:


¡Hasta la próxima!

jueves, 17 de enero de 2013

No me lo creo

Estoy que no me lo creo, esta mañana, después de llevar al mayor al cole y de ir al médico con la peque (dichosos virus) me he pasado por una mercería nueva que han abierto en mi calle. Me hacía falta un parche para arreglar un pantalón de mi niño, que ahora va en plan moderno con uno de sus tejanos roto por la rodilla (y quiero un parche, no una rodillera, no me gustan nada desde que era pequeña, son feas feas).
El caso es que le he pedido unos parches y no tenía demasiada variedad (al ser nueva) pero dentro de lo que había he escogido dos. Y cuando iba a pagar me he dado cuenta de que tenía en un lado rollos de cintas, puntillas y blondas. Y claro, una que lleva varios días pensando en que detalles le puede poner a una fofucha vestida de novia, pues le he pedido a la chica que me lo enseñara para así poder chafardear cual me podía ir mejor. La dependienta me ha preguntado para que lo necesitaba exactamente para enseñarme de un ancho u otro y me he puesto a explicarle las muñecas que hago y demás "miskosetes" y le he enseñado un par de fotos que llevo en el móvil como esta:


Y el caso es ¡que le ha encantado! Tanto que me ha pedido que le haga una ¡Me hace mucha ilusión!

miércoles, 16 de enero de 2013

Ilusión

Cada día me doy cuenta de que mucha gente ha perdido la ilusión. Yo no hablo de soñar despiertos con que haríamos si nos tocara la lotería (que no estaría nada mal si me tocara, la verdad) si no con la ilusión de hacer las cosas en el día a día, en los pequeños detalles, en mirar a otra persona y decir "voy a hacer algo que le haga ilusión" tanto a un adulto como a los niños. Me paro a pensarlo y es verdad, en la mirada de muchos se nota que la han perdido.
Vale, es cierto, una vez somos adultos y sabemos las verdades de la vida, las cosas ya no son igual. Pero creo que, en algún lugar de nuestro corazón, queda una cajita con una reserva de ello y solo es cuestión de hurgar, buscar, quitarle el cerrojo a la tapa y rescatar la ilusión para sacarla a flote. Y si no la encontramos, solo hay que mirar a los ojos de un niño y, seguro, allí la encontraremos. Ellos tienen a raudales y están dispuestos a compartirla con nosotros. Pero para ello, nosotros también tenemos que estar abiertos a ella.
Con ilusión, las cosas se hacen de manera diferente y nos llenan mucho más que si solo lo hacemos por tediosa obligación, te ayuda a que la vida, por trabas que te ponga, se vea de manera diferente y pases por ella con una sonrisa en la boca.
Por eso, cuando hago cualquiera de mis manualidades, la hago siempre pensando en la persona a la que va dirigida, exprimiendo cada detalle, para que, cuando la reciba, la haga tanta ilusión como me ha hecho a mi hacerla.
Así que, no está de más recuperar esa ilusión de niños y mirar la vida y a nuestros hijos con otros ojos. Solo así saldremos a flote.

martes, 15 de enero de 2013

¡Al fin!

Siiiiii, ¡al fin, me he decidido! Después de mucho pensarlo, que si, que no, que qué hago yo escribiendo un blog, me atreveré, lo haré bien, será un desastre... pues me he liado la manta a la cabeza y, si, he abierto mi propio blog. Y lo he hecho por que tengo mucho que contar.
En primer lugar, soy madre, tengo mi sol rubio y mi pequeña aurora boreal que llegaron a mi vida para darle la vuelta del revés y dejarla irreconocible. Pero me encanta. Cada día doy gracias por tenerlos y por todo lo que aprendo de ellos.
Por otro lado, soy mujer trabajadora a media jornada y ama de casa a jornada completa, con lo que conlleva que, desde que me levanto, hasta que me acuesto, levanto peques, doy desayunos, voy y vengo del cole ochocientas veces, voy a la compra, a la farmacia, a la tienda de nosequé, vuelvo, recojo, ordeno, pongo lavadoras , vuelvo a ordenar, doy comidas, vuelvo a recoger, me arreglo, voy a trabajar y vuelvo y cuando llego besitos a montones para mis peques, doy teta, ceno y... ¡caigo muerta en el sofá! Y así de lunes a viernes, luego llega el fin de semana y no se que pasa pero es un no parar también...
De lo que me libro es de cocinar, y es que tengo un amorzote que es todo un cocinillas, pero de lo que si que me encargo es de los postres, me gusta, me relaja y últimamente he descubierto el mundo "cupcakero" y  ando haciendo mis pinitos en ello.
Y por último, pero no menos importante, soy fan de las manualidades, cuando no estoy haciendo algo con fimo (broches, figuras, imanes...), ando medio liada con el punto de cruz y ahora quiero aprender con el patchwork . Pero lo que más, más, más me gusta son las fofuchas y los castillos y tartas de pañales. Las primeras, son tan dulces y bonitas... Y los segundos, ¿hay un regalo mejor?
Así que, resumiendo, comienzo mi andadura como bloggera para ir contando lo que se me pase por la cabeza y las cositas que voy haciendo, y si a alguien de vosotros le gustan, solo tiene que enviarme un mail ;)